Una nueva etapa: la construcción de alternativas en la práctica diaria

Se abre una nueva etapa en la que Enric defiende las ideas en libertad, tal y como iba a hacer a partir del 17 de marzo. Dos meses después, se reincorpora tanto activamente como siempre a los movimientos sociales, y especialmente en la red por el decrecimiento y al colectivo crisis. Junto con cientos de compañeros y compañeras, se implica con todas sus fuerzas para que el próximo 17 de septiembre, pueda ser un nuevo punto de inflexión para demostrar que podemos vivir sin capitalismo, y para visibilizar la gran cantidad de personas que cada vez más, quieren vivir de una manera alternativa a la que impone el sistema dominante y que lo están empezando a hacer.

Sobre el contexto de aquel momento, Enric anima a la auto-organización desde abajo

A nivel global, el tiempo pasa y por más fuertes que son los argumentos, por más claras que se manifiestan las evidencias, por más actores sociales que lo reclaman, nadie en la clase política, se atreve a entrar públicamente en el debate sobre si el crecimiento debería de seguir siendo un fin de la economía en sí mismo. En lugar de cambiar el modelo económico para que no necesite crecer, se habla de cambiar de modelo de crecimiento y se practican medidas que sólo tienden a perpetuarlo. Se subvenciona la compra de coches, mientras cada vez más gente parada sufre para poder comer y tener lugar donde dormir. Así, se está desaprovechando la ocasión para iniciar una transición hacia un modelo económica y ecológicamente viable. Si no lo hacen ellos lo tendremos que hacer nosotros.

Si la clase política desvía la atención, tendremos que centrarla. Basta ya de de falsas promesas, de corruptelas y de insultos entre partidos. Ya basta de cobardía y de cálculos electorales a corto plazo. ¿Por qué no hablamos de cómo podemos hacer viable nuestra sociedad para el 2012, de modo que lo sea también para el 2020 y el 2040?

Mientras las instituciones públicas no reaccionen y continúen actuando según la ley del silencio por todo lo que no sea el pensamiento único capitalista, sólo tenemos una opción y es la de actuar directamente, la de transformar la sociedad desde abajo, desde la auto-organización social.

La represión no nos cortará las alas. El poder no es tal sin obediencia, ni sin miedo. Cada vez somos más las personas valientes y nos estamos organizando.