La marcha por el decrecimiento

Después del Día sin Coches, un grupo de personas relacionadas y no tan relacionadas con el decrecimiento, pero todas implicadas en diferentes movimientos sociales, empiezan a sacar adelante una idea: preparar una marcha por el territorio. Una marcha en bicicleta por Cataluña para hacer red y difundir sobre una nueva manera de vivir y de organizarnos, plantando la semilla del decrecimiento. Con esta idea se crea el colectivo nómada Tiempo de Revueltas, que enuncia:

Ponemos en marcha el decrecimiento porque es Tiempo de Re-vueltas, porque es necesario construir otra manera de vivir, y porque para ello es necesario conocer cómo vivimos y hacia dónde lleva el modelo de vida que nos están vendiendo. Es hora de empezar una Marcha respetuosa con la naturaleza, que recorra, visite, intercambie y cree con todas aquellas organizaciones locales de cada territorio. Es hora de liberarnos del poder del sistema dominante, de organizar la insumisión, de reagruparnos, de priorizar las alternativas, y de interconectarse unas con otras. Es hora de dejar de trabajar por la economía de crecimiento y dedicarnos a practicar el decrecimiento.

De octubre de 2007 a enero de 2008, un grupo de personas organizan la logística de toda la aventura y los contactos a lo largo de todo el territorio catalán. Fueron dos meses y medio de pedaladas por más de 45 poblaciones de 35 comarcas catalanas, acompañados por una furgoneta eléctrica solar. Los contenidos que se prepararon para difundir, se enriquecieron en cada lugar por donde la marcha pasaba, pues se generaban espacios de debate y reflexión, con el objetivo de poner esta idea en común con todos los colectivos y personas que iban encontrando, para construirlo conjuntamente.
Destacamos las siguientes ideas:

  • Decrecimiento a nivel local, fomentando la agricultura de proximidad, la organización de los consumidores en cooperativas para huir de las grandes distribuidoras, la autoproducción y el intercambio local, las energías renovables y de distribución descentralizada y cercana, entre otras
  • Organización social cooperativa y solidaria, no jerárquica y auto-organizada, recuperando conocimientos y oficios antiguos que nos ayuden en nuestra autosuficiencia. Trabajar menos y mejor, recuperando más tiempo para nosotros mismos y para la implicación social y cultural.
  • Otra economía que ante los grandes retos sociales y ecológicos que nos esperan, nos permita confrontarnos con el sistema dominante desde una nueva autonomía, una nueva fuerza. Espacio de afinidades, de intercambios, de sinergias entre el campo y la ciudad, de economía solidaria, monetaria o no.

De toda esta experiencia se hizo un documental “Tot sobre la Marxa” , desde el colectivo Tiempo de re-vueltas
En el mes de mayo la marcha llegaba al área metropolitana de Barcelona y, pueblo a pueblo, barrio a barrio, fue tejiendo la conciencia del decrecimiento en la gran ciudad, y también en otras poblaciones cercanas durante los meses de mayo y junio.