La explosión del 15M

A partir del 15 de mayo de 2011, cientos de miles de personas nos precipitamos a las calles, como si se tratara de un chubasco de primavera, y inundamos las plazas de todo el estado español.

El panorama internacional de aquel momento, después de la revuelta a Grècia de 2008 y también de las Revolucions y protestes en el mundo árabe era un buen caldo de cultivo para que las movilizaciones pasaran a otro nivel, y así fue, las manifestacionesse conviertieron en acampadas permanentes y desde mayo, se convirtieron en espacios autoorganizados, asamblearios y abiertos donde visbilitzar la denuncia al sistema y las alternativas.

Ante aquel movimiento popular, las personas que formaban parte de la cooperativa integral trabajaron para dinamizar espacios de debate sobre la relación de lo que estaba sucediendo con todo el trabajo que estaba activo desde la CIC, en la línea de potenciar las dinámicas autogestionadas en las asambleas populares que habían surgido en los ámbitos más locales. Como estrategias se acordaron:

  • Fomentar la creación de comisiones o grupos de trabajo en las asambleas locales, centradas en la autogestión las alternativas locales.

  • A nivel territorial, las ecoxarxes servirían como espacio de coordinación a nivel de Biorregión

  • Ceder espacios como Calafou para poder generar encuentros y espacios de coordinación.

A un nivel más personal, Enric escribió sobre el 15M y dinamizó muchas charlas sobre la Cooperativa Integral Catalana en diferentes localidades del territorio. Destacamos aquí el artículo que publicó en su web. Dos semanas después de la explosión del 15M ya animaba a que la indignación generalizada se convirtiera en auto-organización política

Auto-organicémonos: Algunas ideas para pasar de la indignación a la consolidación de esta revuelta social, 

Fruto de la indignación ante un sistema capitalista que está agotado, corrupto, roto. Un poder ejecutivo que está controlado por la banca y los grandes poderes económicos. Un poder legislativo, formado por élites políticas que no nos representan. Un poder judicial igualmente corrupto, movido por intereses políticos y personales. Unos derechos sociales desguazados totalmente, los derechos civiles vulnerados repetidamente por los propios representantes políticos. Una crisis ecológica y energética cada vez más grave y devastadora,
Ante todo esto y sobre todo en los últimos 3 años en los que oficialmente hemos estado en crisis, se ha ido cocinando a fuego lento la indignación popular, hasta ahora en momentos de agregación puntuales e inestables, en pequeños colectivos, en redes de amigos, en personas individuales que se sentían solas …Pero llega el 15-M, se genera una llama, se aviva y se extiende por todas partes!
Este es un movimiento que no tiene representantes ni demandas concretas, es un movimiento diverso que es muy difícil encasillar en un manifiesto de mínimos. Es un movimiento rico que tiene mil y una ideas, infinitas propuestas. Un movimiento ambicioso que no se conforma con poco, lo quiere todo!
Ahora somos miles de personas diariamente en Plaza Catalunya, y decenas y decenas de miles en infinidad de plazas de pueblos y ciudades de aquí de Cataluña, de España y del mundo. Llevamos dos semanas y nos estamos organizando, y eso es lo más importante. Si el viernes nos intentaron sacar de la plaza, si se llevaron todo el material con que nos organizábamos, si el viernes intentaron reventar el trabajo de 11 días y noches, es porque conocen el potencial que tenemos y les damos miedo. Ha habido más participación estas dos semanas en las calles que en 4 años de un periodo electoral! Ellos lo saben, saben que tenemos más legitimidad social y eso les descoloca.
Uno de los lemas más unitarios de estos días, es el “No nos representan” Son 3 palabras que protagonizan la fractura profunda entre la antigua forma de hacer política y la nueva que está llegando estos días a su mayoría de edad,
Este “no nos representan” significa que no podemos ser sólo un movimiento de denuncia porque sabemos que los políticos no tienen ni capacidad ni voluntad para liderar el cambio radical que la sociedad necesita, y así nos lo han demostrado. Es importante que nos sigamos movilizando e impidiendo que los de arriba ejecuten las nuevas acciones que han planificado como los recortes sociales en la salud y la educación, también es oportuno que señalemos las grandes carencias del sistema “democrático” actual. Todo esto nos ayuda a aglutinar esfuerzos, a sumar gente a ganar más y más legitimidad social. Pero para poder transformar realmente, para no acabar agotándose ante el muro de la inmovilidad política, es muy importante que seamos también un movimiento que extienda una nueva soberanía política, que llegue incluso, porque no, a iniciar un proceso constituyente. Para avanzar en este proceso necesitaremos una gran firmeza organizativa, una gran capacidad para dinamizar la participación de toda aquella parte de la población que se sintió afín al marco de actuación que tenemos, y a nuestra manera de hacer. No es nada fácil, pero si no aprovechamos esta oportunidad, ¿cuando lo haremos?
Es necesario que convirtamos esta auto-organización en acciones concretas, acciones que empoderan, acciones que enseñen que en esta nueva manera de hacer política, es el pueblo quien debe determinar de manera participativa y mediante todo el consenso que sea posible, cuáles son las decisiones que se toman y cómo se aplican.
El espacio de acumulación de fuerzas, las plazas, deben ser también el punto de conexión con la movilización, el referente simbólico y motivacional, el punto de información para todas las generaciones, y sobre todo el espacio de práctica completa del modelo organizativo, donde aprendemos las maneras de funcionar que nos ayudarán a crecer. Por ello, debemos mantener la presencia permanente en las plazas, al menos hasta que nuestra capacidad organizativa esté consolidada. Esta estrategia es fundamental.
Y también de manera prioritaria, necesitamos ejemplos concretos de cómo podemos decidir y aplicar estas decisiones, ejemplos de éxito que extiendan nuestra manera de hacer a toda la sociedad,. Ejemplos de cómo practicar una democracia real en todos los ámbitos que nos afectan, dejando de aceptar representantes y aplicando directamente nuestros propios posicionamientos y decisiones.
Estos son algunos ejemplos que podríamos llevar a la práctica
* Si creemos que las hipotecas son injustas, y que a nadie se le pondrá en la calle por no poder pagar, podemos declarar el fin de los desahucios de viviendas y una moratoria en el pago de hipotecas. A partir de aquí tendremos que controlar que se cumplan estas decisiones, con ello podemos avisar a aquellos bancos que desobedezcan la declaración popular, que haremos un llamamiento a todos a sacar sus ahorros de ese banco.
* Si pensamos que los gobiernos vulneran nuestros derechos, podemos hacer cumplir los derechos sociales básicos. Por ejemplo en el caso de la premisa vivienda digna para todos podemos cumplirlo realizando un llamamiento a los propietarios que cedan pisos y casas; aplicando una reducción automática de los alquileres (en la línea del punto anterior), y dedicando una carpa a las plazas liberadas a poner en contacto a personas que ofrecen y piden ofertas realmente justas de vivienda.
* Si no estamos de acuerdo en cómo se gestionan los impuestos de la ciudadanía, podemos hacer un boicot al pago de impuestos del antiguo estado y gestionar colectivamente los presupuestos de manera participativa desde las asambleas populares.
* Si vemos injustos los beneficios que obtienen las grandes empresas. Podemos responder a cualquier despido en una empresa que tenga beneficios, con una ocupación indefinida de su sede, hasta que haya una readmisión.
En conclusión, si partimos de la premisa de que los políticos no nos representan, hemos de aprender a decidir nosotros mismos como pueblo autoorganizado, sobre todo aquello que nos afecta. Es decir, debemos asumir las competencias del poder legislativo y del poder ejecutivo sobre nuestras vidas, sobre nuestro presente y sobre nuestro futuro.
Como personas individuales, como seres libres, tenemos en el consumo comprometido y en la desobediencia civil en todas las facetas de nuestra vida, dos herramientas fundamentales de acción política; como pueblo organizado de forma masiva tenemos la responsabilidad de hacer que el mundo en el que vivimos y en que actuamos, llegue a ser como nosotros queramos que sea, y el elemento clave de todo esto es construir una verdadera democracia directa y deliberativa, con un sistema de toma de decisiones a la altura de nuestros valores .
Nadie nos representa, nadie lo hará por nosotros. Tenemos el derecho a decidir. Y ahora que sabemos que somos muchísimas y que nos sabemos organizar, tenemos la responsabilidad de hacerlo.

Transformemos la indignación en auto-organización política para asegurar el éxito de esta gran revuelta social.

En junio de 2011, Enric ya planteaba la necesidad de pensar en en el futuro, y su mente estratega ya dibujaba propuestas políticas y de acción. Aquí resumimos el artículo llamado “PENSANDO EL FUTURO DE LA REVUELTA DEL 15-M: Reflexiones para una propuesta de estrategia política y de acción

Después de más de 3 semanas de gran movilización, la gran pregunta que remueve el ambiente alrededor de las acampadas y asambleas del movimiento del 15-M es ¿y ahora que?
Hay muchas ilusiones y esperanzas depositadas en esta movilización, pero se hace difícil llegar a una propuesta consensuada con suficiente fuerza para asegurar una continuidad del movimiento que esté a la altura de lo que se ha demostrado hasta ahora. Pasan los días y esta esperada propuesta se hace más urgente, ya que muchas personas necesitamos saber hacia dónde caminamos, y sobre todo necesitamos seguir creyendo que el camino que vendrá será hacia adelante, que esta revuelta social, no retrocederá.
Por eso es muy importante aprender, asamblea por asamblea, a tomar las mejores decisiones, decisiones que sean inclusivas, que ilusionen, que nos den credibilidad que nos ayuden a mirar hacia adelante.
Por este motivo algunas individualidades que nos sentimos plenamente identificadas con el movimiento compartimos un documento sobre cómo entendemos que debe ser una “Propuesta de estrategia política y de acción por el movimiento del 15-M” incluyendo unas reflexiones que ayudan a entender las propuestas , las cuales están planteadas en un formato de “guía para una estrategia de acción” para que sea de utilidad para cada asamblea que está debatiendo sobre los mismos temas en estos momentos.
3 REFLEXIONES PREVIAS PARA GUIAR UNA ESTRATEGIA DE ACCIÓN
1. EQUILIBRAR PROPUESTAS DE REFORMAS CON ACCIONES DE ROTURA.

No hay que escoger, lo podemos hacer todo y cada cosa tiene su tiempo.
Entendemos que para encontrar este equilibrio básico para la unidad del movimiento, hay que construir una metodología de acción que incluya las diferentes estrategias y las ponga en un espacio tiempo que facilite que se refuercen unas con otras en lugar de competir entre ellas.
Por ello proponemos lo siguiente:
Que se contemplen las reivindicaciones a las instituciones políticas que hayan surgido de las diversas asambleas populares, animando pero no forzando a que sean las más consensuadas posibles. Sería lo que se ha llamado en las acampadas, el consenso de mínimos.
En segundo lugar marcaríamos un tiempo prudencial que damos a los políticos para responder a nuestras demandas. Este es un punto importante para no desgastarnos y al mismo tiempo para dar fuerza a nuestro discurso. Pues la gente que sea escéptica con las reivindicaciones a los políticos participará más convencida si estas demandas tienen un tiempo límite de respuesta, y por tanto se ve que no estaremos pidiendo el mismo hasta que nos cansemos ….
En paralelo trabajaríamos el consenso social sobre estas reivindicaciones, extendiendo una consulta popular sobre cada una de las reivindicaciones para demostrar el gran número de adhesiones que legitiman estas propuestas.
A través de esta iniciativa de unas reivindicaciones con una fecha límite, más allá de lo que personalmente pensamos cada uno, queremos generar una unión de acción, entre las diversas tendencias del movimiento, dando una oportunidad a las reivindicaciones reformistas, pero también situando un límite que dé punto de salida a las llamadas de acción más rupturistas con el sistema actual. (…)
2.DEFENSA DE LA DESCENTRALIZACIÓN DEL MOVIMIENTO.

Tenemos múltiples voces, todas son nuestras y ninguna nos representa a todas.
La propia idea de encontrar un único documento de mínimos que represente todas las voces del movimiento 15-M es capciosa, ya que incluye en su seno, parte de lo que queremos cambiar. Parecería que necesitamos una única voz, cuando es el poder el que necesita tener interlocutores con voces únicas. (…)
Es importante además, que cada asamblea realice su proceso de reflexión y llegue a sus propios consensos. Si se basan en un documento de otra población que sea porque así lo han decidido, no porque ninguna centralización pre-establecida lo imponga.
Por ello, metodológicamente proponemos que nuestra estrategia pública tenga en cuenta que pueden haber consensos diferentes en territorios diversos y en consecuencia, que el contenido de las consultas populares que se realicen en cada territorio puede cambiar de un lugar a otro. Esto no debe impedir a los políticos, tener capacidad para leer los diversos manifiestos, cada uno con sus matices. Cuando nos ponemos a reivindicar, son los políticos los que deben adaptarse a nuestra diversidad, no nosotros a su cierre de miras.
3.AVANCEMOS CUIDADOSAMENTE PARA RESPETAR LOS DIFERENTES RITMOS DE DEBATE Y ACCIÓN. Vamos despacio porque vamos muy lejos.
Al igual que los contenidos de mínimos, también los plazos para generar un consenso y por el momento de ponerse a actuar, deben poder adaptarse a cada realidad concreta. Se debe respetar que cualquier asamblea pueda definir los momentos más adecuados para culminar un debate y realizar una acción. Y si queremos que haya unidad de fechas, argumentamos la misma. Muy probablemente las asambleas se sumarán a unas fechas comunes, así suele ocurrir cuando hay una llamada, pero es importante que en todas partes tengamos claro que es una decisión libre de cada asamblea popular y que se puede decidir otra cosa si se llega a una conclusión diferente. Así pues, si la asamblea quiere coincidir con otras asambleas tiene la opción de priorizar el hecho de escoger unas fechas coincidentes con otros espacios de decisión, si prefiere priorizar que sus plazos vengan marcados por su ritmo interno de debate deberá aceptar que los tiempos no sean coincidentes con otras asambleas.

UN GUIÓN DE UNA ESTRATEGIA DE ACCIÓN
Por todo lo que hemos explicado, creemos que cualquier plan de cara al futuro, sobre todo cuando estamos hablando de demandas políticas, tiene que incluir una serie de preguntas a las que hay que dar respuesta como parte del propio plan. Al mismo tiempo creemos que contamos con 3 líneas de acción que son complementarias y que no podemos renunciar a ninguna de ellas, para que el movimiento sea lo suficientemente inclusivo de las diversas sensibilidades. (…)
Paralelamente al 15M, el proceso de la CIC estaba cogiendo mucha fuerza, pues ese mismo verano se reforzó la organización y la estructura en red, además de que se celebraba la adquisición de Calafou, colonia colectivizada.

Speak Your Mind

*