Aprendiendo de la autonomía democrática para construir la autonomía comunal.

En estos últimos años, se ha reavivado el debate sobre opciones de organización política más allá del Estado, gracias a la experimentación con prácticas de confederalismo democrático que se está realizando en Rojava y a lo que ellos llaman autonomía democrática.

En el contexto de un control no estatal del territorio, producido en una situación de guerra

y con la protección de las milicias kurdas y sus aliados, esta nueva sociedad es construida sin tener que desbancar unas estructuras estatales que brillan por su ausencia.

rojava36

 

 

 

 

 

Este proceso de autonomía democrática es posible en esa situación de excepcionalidad que se vive en medio de la guerra de Siria, lo que podría hacernos creer que esta construcción alternativa sólo se puede dar en circunstancias como esas: excepcionales. Por eso me parece importante analizar sus bases teóricas y apuntar algunos elementos que pueden contribuir a visibilizar cómo muchas de esas experiencias también están a nuestro alcance, en espacios controlados por Estados occidentales, y que depende realmente de nosotras y nosotros el que podamos llevarlas a cabo.

Así, en diversas experiencias occidentales, hemos visto situaciones en las que el apoyo social de una acción legítima pero ilegal permite que ésta prospere a largo plazo.  La gran capacidad de resistencia del movimiento de okupaciones en relación a las diversas estrategias represivas del Estado demuestra, en la historia reciente, cómo es posible crear espacios comunales, a través de la desobediencia civil, sin ningún poder económico ni estatal que los apoye.

 

Reconstrucció autónoma de Can Vies

Lógicamente, aunque queramos construir mayores alternativas, no podemos okupar una ciudad, ni tan solo un barrio entero. No podemos salir de la obligación ética y política de convivir en la diversidad, teniendo entre nuestros vecinos a personas de todas las ideologías y formas de vivir.

Mientras, a través de diversas iniciativas físicas o no, creamos espacios comunales sin Estado; y no es el territorio lo que las une, sino las relaciones sociales, económicas y políticas que comparten. De hecho, esto es así ante gobiernos adversos, pero también lo es en contextos de gobiernos que, al menos en teoría, apoyan a los de abajo. Por ejemplo, esa convivencia entre antagonistas se ha seguido dando en los barrios de Caracas en todos estos años del llamado socialismo del siglo XXI, y si no se ha ido más allá en el cambio social, me atrevo a destacar que es porque los espacios y proyectos comunales no se extendieron más en Caracas de lo que se extendieron por ejemplo, en Barcelona.  

Quizá la autonomía democrática de Rojava sí que añade una singular potenciación de los espacios comunales en todos los ámbitos de la cotidianidad, porque es desde los espacios comunales locales desde donde se construye la autogobernanza política.

Autonomía democrática y territorio
Controlar un territorio es una forma de asegurar que las iniciativas comunales no sean reprimidas por un Estado, pero no tiene una relación directa con reconstruir lo común. Y controlar un territorio necesita que, por medios electorales o militares, se disponga de hegemonía. Pero esa no es una condición para construir el comunal. El comunal lo podemos construir ya en cualquier parte, aunque no tengamos ese control hegemónico. Podemos encontrar otras formas de protegernos de la represión que no impliquen una dependencia de situaciones tan inalcanzables, en la mayor parte de lugares del mundo.

Zona a defendre (ZAD) al sud de França

 

 

 

 

 

Pero si ese es un modelo, si sabemos que la legitimidad apoyada por la comunidad protege lo común, ¿qué nos impide construirlo en cualquier contexto en el que podamos contar con una participación suficiente?

Hoy en dia, en la mayor parte del mundo – excepto, de forma muy significativa, el cercano y mediano Oriente- el principal espacio de lucha de poder son los medios de comunicación. Quien tiene más apoyo en los medios es más fuerte en el día a día y, en el marco de unas elecciones, probablemente tiene muchas más opciones de ganar. Y, sobre todo, se da a la inversa: sin presencia mediática, no es posible la victoria.

Sin embargo, las mismas grandes alianzas de los de abajo que se han visto para crear grandes partidos no se han visto para crear medios de comunicación cooperativos. Estos siguen siendo, a día de hoy, pequeñas iniciativas de grupos cohesionados a escala local. Así que, cuando vayamos a las estrategias para proteger las iniciativas comunales, una de ellas está clara: hay que construir grandes alianzas cooperativas de comunicación.

Construyendo otra sociedad aquí y ahora desde lo comunal.

La comunicación es importante como alternativa al poder militar, para defender un proceso de autonomía. También lo es la determinación a desobedecer. Pero para construirlo necesitamos, además, muchas otras cosas: hace falta creatividad, imaginación, entrega, mucho esfuerzo, trabajo en equipo, apertura, inclusividad, capacidad de diálogo… Nada que, como seres humanos, no podamos conseguir. De hecho, es mucho más difícil dominar un territorio desde los valores del bién común, ¿verdad?

Estoy convencido de que la principal razón por la que no hemos llegado a grandes cotas de autonomía en las iniciativas desde abajo (en el contexto de los países de Occidente) es porque no hemos imaginado lo suficiente. En otras palabras, no hemos conseguido crear suficiente consenso en torno a una idea fundamental: podemos avanzar de forma significativa para hacer realidad la sociedad que queremos, aun antes de acabar con el capitalismo y con el Estado.

Está claro que por vivir otra sociedad no acabaremos con los enemigos del pueblo, pero es una verdad poderosa la que nos muestra que precisamente esa práctica experimental y abierta de lo comunal, funcionando de forma generalizada, puede suponer una fuente de oposición y resistencia que reduzca la hegemonía real del sistema capitalista en nuestras sociedades.

fira-intercanvi-de-mieres-a-la-garrotxa

 

 

 

Es importante poner en el centro del imaginario ese plan de construir ecosistemas de espacios y relaciones sociales que cubran la integralidad de las necesidades básicas y que sean abiertos a la participación libre de cualquier persona, cuidando a todas con equidad. Así pues, a esa práctica experimental de construir una nueva sociedad al margen del Estado, sin necesidad de contar con hegemonía sobre un territorio, propongo llamarla Autonomía Comunal.  


Nombrando la Autonomia comunal

Esa autonomía comunal tenemos que nombrarla con la insistencia que haga falta, para que se extienda en el imaginario de mucha gente. Para que ello sea posible. 

Lo comunal es aquello que, sin ser privado, es autónomo y que, sin ser del Estado, es para todos. En otras palabras, la práctica comunal es aquella que puede defender por la fuerza de los hechos las necesidades de todos los participantes y los recursos que necesitan éstos para vivir de forma digna.

Como decía Bookchin, lo comunal es un proceso que se expresa en la capacidad de autorganización colectiva que emana directamente de la propia libertad de los individuos.

A diferencia de él, no pienso que presentarse a unas elecciones municipales pueda servir de atajo para la construcción de un sistema basado en la democracia directa y el asamblearismo, sino que creo que eso sólo lleva a la integración de cuadros ex-activistas en la institucionalidad.

Dado que la opción del contrapoder desde lo local quedó en un plano secundario en sus propuestas, quizá no ha tenido la suficiente atención o desarrollo posterior. Por ello, me parece especialmente importante destacarla y resaltar que la comuna de comunas hay que construirla desde la pura acción al margen del Estado.

Así pues, las comunas no necesitan tomar el poder para posibilitar la “creación de una sociedad orgánica y descentralizada, regida por el intercambio y el apoyo mútuo a través de la confederación, formando una ‘Comuna de comunas'” (citando la visión de Bookchin). De hecho, no entrar en ese poder institucional me parece una condición necesaria para tener éxito en un proceso comunal a largo plazo.

Más allá aun de la visión confederal, en el escenario actual donde internet y su uso para el apoyo mútuo es una realidad incontestable, esas comunas pueden nacer no sólo en lo local, sino también a través de grupos de interés y subjetividades que, más allá de su lugar de residencia, escogen generar lazos de afinidad y acción en común.  

De hecho, me parece importante y comprobado señalar que son las estructuras flexibles y abiertas las que tienen más capacidad de agregación antes de que una autonomía comunal pueda estar consolidada.

Es decir, en este proceso, las formas de redes y confederaciones deben coexistir para facilitar la extensión de las prácticas de autonomía y de espacios comunales. A ese proceso de ir agregando espacios de relaciones sociales liberadas del mercado, del Estado y de cualquier otra pauta jerárquica y desigual, lo podemos llamar comunalización.

Autonomía más allá del territorio

La autonomía comunal se diferencia de la autonomía democrática en que, en el primer caso, no existe un control del territorio para practicarla; y esa importante distinción lleva a que su práctica pueda ser sensiblemente independiente de la necesidad de contar con una situación de control del territorio (que habitualmente irá acompañada de un ejército, etc…)

Construir la autonomía -democrática o comunal- en distintos contextos del mundo, tanto en Estados fallidos como en Estados fuertes, tanto en lo local como en redes globales, puede y debe convertirse en la mejor herramienta para renovar el imaginario de lo que puede ser una alternativa al sistema de los Estados Capitalistas, y ser, por tanto, un camino necesario para una estrategia factible de revolución integral en el presente siglo.  


Publicado el epílogo de La Economia no existe, que me dedicó Antonio Baños

He añadido al archivo de artículos de mi blog, el epílogo del libro “La economía no existe” de Antonio Baños, que con el título “El Centinela insomne” me dedicó en abril de 2009 cuando yo estaba en prisión provisional; haciendo memoria de la época de activismo que compartimos juntos entre 2001 y 2003.

Lo podeis encontrar también aquí: https://enricduran.cat/?attachment_id=69188

De hecho ya en octubre de 2008 en Baños me había avisado de la intención de dedicar a mi historia con los 39 bancos, entre 10 y 30 páginas de su libro, pero más tarde me informó que había tenido que renunciar porque por cuestiones presupuestarias el libro se había reducido a la mitad. Finalmente sin embargo, me enteré de que coincidiendo con mi estancia en la cárcel, “La economía no existe” se había publicado dedicándome el epílogo, concretamente en las páginas 223 a 230.

Recordando un pasado en que ningún político en activo se atrevió a darme apoyo público, no deja de ser reconfortante que un viejo amigo del activismo que se mojó como periodista en un momento tan delicado para mí, tenga ahora un papel tanto destacado en estas próximas elecciones catalanas.

Y que conste que mi campaña por 27S, no será otra que la de siempre: #RetornoEnLibertad #Desobediencia # Autogestión.

Estad pendientes que el ingrediente más concreto de esta campaña, llega en dos días.

La soberanía monetaria la madre de todas las soberanías. (…O lo que tendríamos que esperar del programa de Salvados.)

La sociedad del espectáculo tiene estas cosas de poder brindarnos un programa sobre dos personas que se han enfrentado al sistema bancario y al status quo escenificándolo como un episodio más de la guerra de audiencias entre diferentes televisiones. Por eso, los expertos en gran público deben de haber argumentado que lo que interesa a las masas son las historias de “ladrones de bancos” orgullosos de su entuerto, más allá de las causas reales de sus acciones. Y especialmente deben de haber concluido en que sería jugoso el hecho que uno de ellos, yo mismo, sea un “prófugo” de la justicia española.
No es la primera vez ni será la última. Ya hace menos de un mes, en el bien documentado y redactado artículo de Nathan Schneider para Vice.com vimos como recibía de la dirección un título de último momento que añadía los dos ingredientes que necesitan supuestamente las masas para detener el interés en la lectura; añadieron “A la fuga con el ladrón de bancos Enric Duran” como título del que era un artículo centrado en la construcción de alternativas cooperativas al sistema dominante titulado primeramente “Se el banco que quieras ver en el mundo”.
Todo esto no pasarían de ser un hecho anecdótico, en el marco de la dinámica de costumbre de los grandes medios de comunicación, si la razón principal de aquella acción del 2008 no hubiera sido denunciar un hecho que aun continúa siendo determinante para entender los principales problemas económicos del mundo hoy.
El 97% del dinero es creado por los bancos privados a través de créditos como los que yo no devolví. Este dinero desaparece en el momento en que los créditos son devueltos; esto hace que el sistema necesite permanentemente la emisión de más y más créditos, para disponer de suficiente moneda circulante.
El Banco Central Europeo, como otros bancos centrales del mundo, dirige cómo tiene que ser la creación monetaria en base a una agenda política escondida que pretende ir extendiendo reformas estructurales que acaben con el estado del bienestar y permitan imponer la misma agenda neoliberal que podemos ver de actualidad con el TTIP y todo el secretismo que lo acompaña.
Ahora sabemos claramente cuáles son los pasos porque los estamos viviendo:
– Primero se da una fase expansiva del crédito. Esta la vivimos del 2002 al 2008 e hizo posible mi acción. Richard Werner denunció en el documental “The princess of Yen”, que había órdenes para expandir este crédito más allá del que se pudiera devolver en los países del sur de Europa. (Ver: https://www.youtube.com/watch?v=p5ac7ap_may&feature=youtu.be&t=1h22m27s )
– En segundo término se da una fase de contracción del crédito acompañado de políticas de austeridad para debilitar las políticas sociales de los Estados y aumentar su dependencia de los acreedores. Esta es la fase que se está dando desde el 2008 hasta ahora.
– Por último, aprovechando la debilidad de los Estados provocada en las dos fases anteriores, la tercera fase es la implementación de planes como el TTIP que permiten malvender la gestión de servicios esenciales privatizándolos para que se conviertan en nuevas fuentes de beneficio y nuevos monopolios por las grandes corporaciones. Ya antes del TTIP pudimos ver como estas políticas privatizadoras se estaban convirtiendo en realidad en muchos casos.
Así pues, 7 Años después de aquella acción, la cuestión del control de la creación de dinero por parte de una minoría antidemocrática no sólo continúa siendo un hecho vigente sino que además es la explicación principal que aquellas fuerzas llamadas de izquierdas y de nueva política, desconocen o no se atreven a abordar; y de este modo renuncian de facto a poder sacar adelante una agenda social que permita liberarnos de las políticas de austeridad.
Lo estamos viendo ahora en Grecia: no se puede tener éxito defendiendo la soberanía de un país si esta lucha no está acompañada de herramientas de soberanía monetaria. Un sistema económico saludable necesita disponer de herramientas de creación monetaria para apoyar a su economía productiva y que esta creación de dinero no venga acompañada de intereses imposibles de pagar o de condiciones políticas vinculadas a los intereses neoliberales. Grecia o cualquier otro pueblo que se quiera liberar del yugo de la austeridad necesita crear sistemas monetarios libres al servicio del bien común ¡y lo necesita con urgencia! …Y después viene aquello que llamamos España.
Sin desmerecer la actitud valiente al realizar el programa, si  Salvados no da un peso significativo al diálogo sobre esta cuestión entre todo lo que aparezca en una entrevista que duró tres horas, habrá sido un cómplice más de estos silencios y desconocimientos.
Y aunque salieran algunas respuestas, el espacio televisivo difícilmente permitirá dar en este debate la profundidad que se merece.
Aún así algo podemos hacer desde las redes; por eso, coincidiendo con la emisión del programa intentaremos hacer el trending  topic #dinerodelanada para explicar este aspecto escondido de la realidad económica actual, y seguiremos trabajando para que se entienda la importancia política de aquella acción, en el marco de las campañas #OccupyBanking #RetornoEnLibertad.

Campaña #OccupyBanking #RetornoEnLibertad

Queremos financiar el equipo que desde ya está trabajando en el lanzamiento de la campaña #OccupyBanking que pretende situar en el centro del debate público la total falta de democracia con la que el Banco Central Europeo (BCE) y los grandes bancos privados controlan el sistema monetario y especialmente la creación de dinero. Un perverso sistema basado en la deuda con el queestas instituciones – que nunca han sido votadas democráticamente – secuestran la soberanía de los pueblos. La campaña #OccupyBanking quiere ser también la punta de lanza para crear las condiciones que permitan el #RetornoEnLibertad del activista Enric Duran.

occupy+retorno***

Toda la información de la campaña en Coopfunding:

https://www.coopfunding.net/es/campaigns/occupybanking-retornoenlibertad/

Hoy hace 2 años del no al juicio, 2 años del sí a la libertad

Hace 2 años dejé plantados a los jueces, fiscalía y banca, representantes de 3 de los estamentos más corruptos y obsoletos de nuestra época, que escondiendo bajo una alfombra oscura las vergüenzas de un sistema bancario indigno, pretendían condenar unos hechos aislándolos de su contexto social, político y económico. Ante esto mi respuesta fue clara y simple: la desobediencia es el único camino.

Ha pasado de todo en estos 2 años, y mucho está sirviendo para reafirmar que al viejo régimen le quedan los días contados. Cada vez más gente, por todas partes, es consciente que nuestras libertades, nuestros derechos no nos los darán o retirarán unas autoridades por la fuerza, sino que forman parte de nuestra naturaleza como humanos.

Y así como muchos y muchas, sigo, seguimos, usando nuestra creatividad y determinación para construir el nuevo mundo que dejará atrás el actual sistema caduco. Desde la libertad, hacia la libertad.

Cómo libre que soy, no esperéis ahora una acción temeraria. No, no daré al viejo sistema ilegítimo el poder de decidir sobre mi cuerpo. Ya no estamos en 2009, ahora es el amanecer de otra época.
Soy libre y el tiempo juega a mi favor. Y así, las piezas de mi regreso se van alineando, una junto a la otra, para construir juntas el camino de vuelta.

#RetornoEnLibertad no es pues un llamamiento para pedir la libertad, sino para hacer compatible mi regreso con la libertad que llevo adentro.

Pd1: Como recordatorio aquí el enlace del comunicado de hoy hace 2 años: https://enricduran.cat/comunicado-12-febrero-la-desobediencia-la-unica-opcion-para-garantizar-que-se-respeten-mis-derechos-hoy/

Pd2: Os dejo con una imagen para ir preparando el terreno de este retorno.

#RetornoEnLibertad

 

Llamamiento para formar parte de un grupo de campaña presencial y construir una red de apoyo.

Después de 2 años desaparecido de la vida pública, por fin ha llegado el momento de preparar el camino de un retorno en libertad. No será un camino fácil y habrá que hacer mucho trabajo para obtener un amplio apoyo. Es por eso que ésta es una llamada para conseguir crear los equipos de colaboración sostenida que serán necesarios para llevarlo a cabo.

Antes de entrar en detalle sobre esto, algunos hechos introductorios.

>> Mi contexto legal y personal >>

Llevo casi 2 años en la clandestinidad, después de no presentarme al juicio penal del 12 de febrero de 2013, en el que 16 entidades bancarias y la fiscalía me pedían 8 años de prisión por los hechos de la acción de desobediencia bancaria que llevé a cabo entre los años 2005-2008. Hay una orden de detención sobre mí desde entonces que no se ha podido ejecutar porque no me han encontrado.

Antes del juicio la audiencia provincial desestimó todos y cada uno de los 30 testigos que mi defensa había presentado para demostrar que la denuncia al sistema bancario y especialmente a cómo se crea el dinero, era (es …) un hecho tan significativo para nuestra sociedad que justificaba la acción realizada.

Es decir, lo que pretendía la audiencia era silenciar toda mi argumentación y llevarme a la cárcel por delitos comunes. Pretendía silenciar totalmente de la reivindicación realizada y demostrada desde hace años por todo el daño que el sistema bancario ha hecho a las vidas de la mayoría de la población de Europa y el mundo.

Esto y la demostrada connivencia de los poderes judicial y ejecutivo, con el poder bancario, provocaron mi no aceptación del proceso judicial oficial y la búsqueda de vías alternativas para hacer justicia. Tal y como está el panorama actual, creo que es fácil entender porque opté por no colaborar con aquella farsa.

Ya hace más de 1 año que el tribunal suspendió el caso hasta que se me encuentre, y también desde hace más de un año, un grupo de mediación independiente inició los trabajo para llevar a cabo un proceso de justicia restaurativa, el cual no ha podido avanzar por la falta de voluntad para establecer puentes de diálogo por parte de la mayoría de entidades bancarias implicadas.

Ahora la carta que nos queda es la difusión, la movilización y la presión social.

imagen de la celebración el 21/05/2009 al salir de la cárcel después de 2 meses

>> Contexto social y político actual >>

Muchas cosas han cambiado desde el momento de los hechos y también, en el contexto de aceleración histórica que vivimos ha habido muchos cambios en los últimos 2 años.

La gente está haciendo caer los velos sobre los poderes corruptos que hasta hace poco parecía que podían hacer lo que quisieran.

La clase política ya tiene miedo del pueblo, como hace décadas que no sucedía.

La represión y la impunidad policial y judicial, están en las portadas de medios de comunicación (gracias #ciutatmorta).

Como se ha dicho en un resumen muy contundente, más que una época de cambios, estamos viviendo un cambio de época .

Junto con otros poderes, ya hace años que el sistema bancario ha quedado deslegitimado, y ahora muchos de los chantajes de los bancos centrales están siendo contestadas por la ciudadanía y los nuevos actores políticos. Cada vez con más apoyo como demuestra la elección de Syriza para gobernar Grecia.

Sin embargo, la raíz del privilegio bancario, del injusto sistema de creación monetaria, continúa vigente y poco presente en la opinión pública, aunque ya han surgido fisuras importantes en el status quo, como se pudo seguir en la discusión que tuvo hace unos meses al respecto en el parlamento británico.

Al igual que se ha logrado en otros momentos de la historia, ahora es la hora de multiplicar estas fisuras y transformar el sistema monetario, de una vez por todas, para que responda a las necesidades del común y no a las ansias de poder de una minoría.

Por todo ello, entre otros, quisiera vincular mi campaña de libertad a poner “¿Cómo se crea el dinero?” en el centro del debate público, como aquella acción, estaba vinculada ya en su momento a destaparlo.

>> Grupo presencial para preparar mi regreso y dinamizar FairCoop >>

La parte más importante y concreta de esta llamada es invitar a personas proactivas y motivadas con disponibilidad de viajar durante un tiempo. Quiero formar un equipo de unas 6 o 7 personas con plena confianza y disponibilidad para cooperar presencialmente conmigo, y desplazarnos juntos allí donde sea necesario para conseguir nuestros objetivos: #retornoenlibertad y #faircoop

Después de dos años, y ante el reto que significa, siento que para poder realizar una campaña con suficientes garantías, hay que formar un núcleo en el que podamos contribuir con fuerza y de forma sostenida ante todos los inconvenientes e imprevistos que puedan surgir.

Sólo a partir de aquí podremos hacer juntos los pasos necesarios para conseguirlo!

Con este grupo asumiremos también tareas de la dinamización, extensión y futuros proyectos de la cooperativa de ámbito mundial FairCoop ya que es un reto que también necesita una actividad muy proactiva para responder a los objetivos y proyectos que tenemos por delante.

Recuerdo su objetivo: contribuir a hacer posible la transición a un nuevo mundo reduciendo en lo posible las desigualdades económicas y sociales entre los seres humanos y al mismo tiempo ir contribuyendo a una nueva riqueza global, accesible a toda la humanidad en forma de procomún. Podéis encontrar más información

en http://www.fair.coop/es

Así, de la misma manera que denunciamos el sistema bancario y el sistema político actual, estamos construyendo un nuevo sistema económico basado en la cooperación, la descentralización y el derecho inherente de todos a cubrir sus necesidades básicas. Basado en poner los seres humanos y el planeta en el centro de los objetivos de la actividad económica.

Si eres una persona motivada, proactiva, valiente, interesada en la justicia social, el respeto por los derechos humanos y la puesta en marcha de nuevas economías postcapitalistas (entre otros activismos) y en este momento te encuentras en una situación personal libre, sin responsabilidades laborales … estás invitada!

TE OFRECEMOS:

– La posibilidad de vivir y trabajar en un entorno colectivo de activismo (buen rollo, apoyo mutuo, amor por la revolución) basado en la revolución integral, la transición de los commons y la construcción de un nuevo sistema económico y social que ponga al ser humano en el centro.

– Cubrirte aquellos gastos de alojamiento, viajes, dietas, etc derivados de tu participación.

– Posibilidad de conexiones infinitas con otras redes, colectivos de activistas, con las que poder compartir, crecer y aprender mucho.

Para poder optar a participar en el grupo tienes, en primer lugar, que hacer lo siguiente:

– Enviar una carta de motivación a info@enricduran.cat

Una vez recibido esto, si hay posibilidades de cooperar presencialmente, compartiremos claves de encriptación (y si es necesario tutoriales para hacerlo) para poder activar una comunicación segura y en su caso, pediremos más detalles y referencias, para asegurar que existe la seguridad y confianza suficiente para participar.

Para formar este equipo, priorizaremos por personas con habilidades y experiencia adecuadas para las tareas que tenemos que hacer juntos. Esto quiere decir, que valoraremos conocimientos y experiencia como las siguientes:

– Edición y administración de páginas web

– Comunicación en medios digitales, redes sociales etc,

– Buena capacidad de redacción

– Hacer red con movimientos sociales a nivel transnacional

– Diseño gráfico en medios digitales

– Dinamización de proyectos: habilidades organizativas.

– Expresión en varias lenguas,

– Programación en lenguajes informáticos como php, python y c ++

Así pues, trataremos de hacer un equipo con capacidades diversas que puedan servir para muchas de las habilidades comentadas anteriormente.

Los viajes no serán fuera de Europa, con lo cual existe la posibilidad de ir y venir varias veces hacia el espacio donde estaremos colaborando, siempre y cuando se pueda garantizar una estabilidad en la participación que ayude a los objetivos del grupo.

Se puede venir a participar en este equipo a partir del 10 de febrero, pero también podemos contemplar la incorporación un poco más tarde si fuera necesario.

>> Llamada a crear grupos locales de apoyo >>

Para la gran mayoría de compañeros y compañeras que no puede asumir la participación presencial, os invito a crear autónomamente un grupo local de apoyo en vuestro territorio. Desde este grupo también se podrá contribuir a extender y hacer crecer las iniciativas de apoyo que desde el grupo presencial iremos proponiendo y haciendo público.

Si tienes intención de crear uno de estos grupos y/o participar de esta forma , escribe a info@enricduran.cat y vemos cómo ir concretando la colaboración.

Más información en http://www.enricduran.cat

Enric Duran – 28 de enero 2015

La ecuanimidad y los comunes, una entrevista con Enric Duran

Presentamos la entrevista que la nueva web CommonsTransition ha realizado a Enric Duran este pasado 7 de enero de 2015. CommonsTransition es una web creada por iniciativa de la P2P Foundation, con gran presencia de la CIC, para promover las transiciones hacia los comunes. La plataformna CommonsTransition es una base de datos y propuestas políticas encaminadas a la consecución de organización social de una manera más humana y ambientalmente conectada a la tierra. Los comunes, junto con las dinámicas P2P, representan una tercera vía de organización de la sociedad que evoluciona fuera del competitivo Estado-mercado y de la obsoleta planificación centralizada. Es un sistema basado en las prácticas y necesidades de la sociedad civil y el medio ambiente que habita en los ámbitos local, regional, nacional y mundial.

Antes de co-crear la Cooperativa Integral Catalana —un proyecto autogestionado para la creación de un sistema cooperativo público en Cataluña— Enric Duran saltó a la fama por su “acción bancaria” del 2008, donde pidió prestado algo menos de 500.000 € a 39 entidades financieras para, subsecuentemente, distribuir los fondos entre una variedad de movimientos activistas y causas sociales. En la actualidad ha sido declarado “Rebelde” por el estado español, pero continúa su actividad desde la clandestinidad. Su proyecto actual, la cooperativa abierta FairCoop, es una iniciativa comunitaria que busca paliar las desigualdades económicas globales mediante sistemas descentralizados de reputación y crédito mutuo y la utilización de criptomonedas.

FairCoops "Coop Forest"

El “bosque de la cooperativa” de FairCoop

Empecemos hablando sobre el concepto una “transición hacia el procomún o lo comunes” ¿Qué significa esto para ti?

Cuando hablamos de transición y de lo común, creo que nos referimos a un proceso en el que la economía capitalista, basada en los ingresos y en los beneficios privados, da paso a un nuevo tipo de economía, principalmente enfocada hacia los comunes.

¿Existen ejemplos prácticos de esta transición hacia los comunes hoy en día?

Bueno, cada vez vemos más ejemplos de recursos comunales. El conocimiento libre es un procomún que se está expandiendo y cada día hay más y más herramientas relacionadas con esto. Pero lo más difícil es organizarnos como un sistema integral o llevar un modo de vida relacionada con el procomún. Esto es algo que aún no está tan extendido, quizás porque estos bienes comunes surgen como resultado del trabajo voluntario de algunas personas o gracias a la financiación puntual de ciertos eventos, pero no es algo que esté conectado a una labor sistémica.

Eres uno de los cofundadores de la Cooperativa Integral Catalana. Háblanos un poco sobre la CIC, sobre la manera en la que incorpora esta actitud de transición hacia el procomún en el presente y sobre cómo piensa desarrollarla en el futuro.

La Cooperativa Integral Catalana es un movimiento de transición dirigido a construir un sistema autónomo para organizar nuestras vidas más allá de los gobiernos y del capital. En este sentido no sólo construye una economía alternativa sino, además, una política y unos espacios públicos alternativos. Esta labor de construcción de bienes y prácticas comunes es una de las prioridades centrales de distintas acciones de la CIC. Aún así, no está tan conectada a otras iniciativas orientadas hacia el procomún ya existentes a nivel global. Un proyecto para el futuro será conectar este trabajo local y regional con el trabajo global que se está llevando a cabo en relación con el procomún.

¿Por qué te parece importante llevar a cabo estas iniciativas sin involucrar al estado?

Hay muchas cosas que son importantes. Es importante reunir a gente con los conocimientos y las habilidades necesarias para llevar a cabo estos proyectos. También necesitamos recursos económicos para poder compartir todo lo que estamos generando para el común y defenderlo de la apropiación privada. Al embarcar en un proceso amplio de transición, tenemos que hacerlo de manera sostenible y asegurándonos de que no se vaya a venir abajo. Tenemos que encontrar formas sostenibles de financiar y viabilizar estas iniciativas.

Image by Gladys G. Afán

Imagen de Gladys G. Afán

¿Crees que una transición hacia el procomún es un proyecto realista tanto a nivel local, como regional y global?

Es realista porque ya se está llevando a cabo, ¿no? No se trata exclusivamente de una serie de propuestas teóricas, sino que también hablamos de acciones reales. Ya vemos distintas iniciativas en los ámbitos tanto teóricos como prácticos y, en ocasiones, nos podemos encontrar una gran variedad de las mismas. Se trata de iniciativas que ya han comenzado su andadura. En todo caso, creo que lo primordial es poder encajar todas estas acciones ya existentes dentro de un marco de referencia concebido para la inter-operatividad, presentándolo como un sistema de creación de bienes y procesos comunes, y no como una serie de proyectos aislados.

¿Qué acciones prácticas podemos tomar, tanto a nivel personal como colectivo, para facilitar esta transición hacia el procomún?

Una de las prioridades prácticas sería la creación de una serie de capas generales, o interconexiones, para facilitar los contactos prácticos entre distintas iniciativas autónomas descentralizadas. Estamos hablando básicamente de infraestructuras tecnológicas, pero también de reunir maneras de pensar y de actuar para concretar estas iniciativas. No sólo se trata de que cada una de estas redes trabaje para satisfacer sus necesidades internas, sino que lleven a cabo sus tareas con una visión de la totalidad del sistema para, así, relacionarlas con el procomún. También tenemos que encontrar maneras de invertir en proyectos relacionados con el procomún y sacarlos adelante asegurando la sostenibilidad de todas las partes involucradas, que sea posible a largo plazo. Ahora mismo vemos muchas opciones de financiación cuando se trata de ingresos privados pero aún queda mucho por hacer para financiar una sociedad P2P orientada hacia el procomún.

Imagina que alcanzamos esa sociedad orientada hacia el procomún, o un primer ejemplo de la misma. ¿Cuáles serían los riesgos o a qué deberíamos prestar especial atención?

Si realmente alcanzásemos una sociedad así, no creo que hubiera ningún riesgo; es algo de lo que podríamos disfrutar, si es que ocurre. Los riesgos están en cómo llegar ahí. Un ejemplo sería el no poder relacionar las muchas iniciativas que ya están trabajando hacia el mismo fin, cayendo en la trampa de duplicar y aislar esfuerzos. El riesgo es que las personas que tienen las mismas metas y las mismas perspectivas no puedan trabajar juntas para lograr esos objetivos.

Enric Duran and Nuria Güell during the 15-M occupation of  Plaça Catalunya, Barcelona. Image by Zoraida Roselló

Enric Duran y Nuria Güell durante la ocupación de la Plaça Catalunya, Barcelona. Imagen de Zoraida Roselló

¿Cómo puede defenderse el movimiento del procomún de presiones externas hostiles?

Creo que, una vez centrados en un modo de producción P2P orientado al procomún y cuando ya contemos con proyectos potencialmente útiles a nivel global, hay que cerciorar que estos proyectos sean beneficiosos para todo el mundo y que no sólo sirvan como experimento o como acción minoritaria. A veces hay gente que quiere aportar al procomún y experimenta, teoriza e intenta llevar a cabo sus ideas pero, más adelante estos esfuerzos acaban en manos de entidades privadas, que cuentan con los recursos necesarios para llevar esto proyectos a cabo. Estas entidades se apropian de estos esfuerzos para privatizarlos y extraer plusvalías. Tenemos que ser más ambiciosos en este sentido; ya que tenemos una serie de ideas que sabemos que podrían llevarse a la práctica, tenemos que forjar un plan económico, un plan cooperativo descentralizado para que sea una transición acorde a nuestros valores. Si es acorde a nuestros valores los otros pueden seguir adelante con sus proyectos, pero nosotros ya contaremos con proyectos de envergadura.

¿Dónde crees que veremos el surgimiento de esa transición hacia el procomún?

La puedo ver a nivel global, como algo practicable. También, y desde hace muchos años, vemos esta transición en movimientos distintos, como el movimiento del software libre, o el movimiento maker. También hay otros movimientos de base relacionados, por ejemplo, con la vivienda, que trabajan de manera ecológica y en beneficio del procomún. Pero, a veces, somos más autónomos y seguimos una trayectoria más acorde con la transición, mientras que en otras ocasiones es más como una lucha para defendernos ante los poderes privados.

Danos un ejemplo concreto donde una dinámica basada en el procomún resolvería un problema actual.

Uno de los retos a los que nos enfrentamos en este proceso es el de crear sistemas distribuidos de organización que no sólo funcionen a nivel tecnológico sino también nivel humano. Y estos proyectos a nivel humano son muy importantes porque, de ignorarlos, corremos el riesgo de pasar de gobiernos centrales —o gobiernos motivados por el afán de lucro— a una dependencia tecnológica total. Un proyecto interesante relacionado con el procomún, y que podría aplicarse a muchas otras iniciativas, sería un sistema de reputación basado en el procomún. Esto lo concibo como una manera más humana de crear y mantener proyectos distribuidos relacionados con lo común. No se trata sólo de nodos tecnológicos que mantienen redes, sino de sistemas basados en las personas y en los valores humanos, valores que podemos determinar entre todos.

Me encanta esa idea. Bien, hablemos de la Cooperativa Integral Catalana y FairCoop como proyectos relacionados pero distintos. ¿En qué se relacionan ambos con la transición hacia el procomún y en qué difieren?

En lo que a la Cooperativa Integral se refiere, creo que los primeros cuatro años han estado muy enfocados en el ámbito local y regional y no tanto en el global. Esto ha sido beneficioso para la red física de gente y de conexiones que ya tenemos en Cataluña pero, en otros sentidos, la experiencia no ha sido tan satisfactoria a la hora de compartir herramientas tecnológicas y saberes con personas involucradas en procesos similares en otras partes del mundo. Uno de las cosas que creo que es especialmente importante para la CIC es tener una visión global sobre estas personas que ya están trabajando en las mismas temáticas. Así podremos compartir de manera más fácil y mejor todos aquellos materiales de la CIC que podrían ser útiles para estos otros proyectos, y viceversa.

¿Qué me dices de FairCoop?

Bueno, FairCoop es una iniciativa mucho más reciente y se ha creado explícitamente como proyecto orientado hacia el procomún. Por tanto, ya cuenta con este enfoque hacia el procomún global desde un principio y complementa muy bien el trabajo que ha venido realizando la CIC. FairCoop puede contribuir al procomún mediante su relación con otros grupos que ya están involucrados, pero también puede facilitar la creación de nuevos proyectos orientados al procomún a nivel regional que estarían conectados entre sí mediante nuestra red global.

¿Qué opinión te merece el concepto del Estado Socio? ¿Crees que el auge de iniciativas como Podemos o Syriza facilitaría un planteamiento similar, o crees que, como proyecto de transición, sólo se puede realizar desde las bases, o a través de iniciativas como la CIC? ¿Ves factible una combinación o un punto intermedio entre ambos extremos?

No creo que los estados vayan a ser compañeros significativos a nivel de innovación, dado que quieren complacer a las mayorías y buscan el éxito. A veces son populistas y lo populista no suele ser muy innovador, dado que la gente no es capaz de comprender esas innovaciones. A este nivel veremos innovaciones autónomas tanto en el ámbito privado como en el orientado hacia el procomún. Después de esto, depende…. si nos expandimos mucho o si el movimiento se masifica, quizás hallemos nuevas formas de relacionarnos con el estado, aunque lo veo muy alejado en el tiempo. No sé, quizás al nivel de investigación y de las universidades nos topamos con cosas que funcionan pero que no tienen tanta relación directa con el gobierno. Aunque se financian con fondos públicos siguen sin tener una relación muy directa con el estado. Si buscamos una relación más directa para fomentar una alianza pública y política entre el estado y el procomún… creo que para lograr esto necesitaremos más historias de éxito a nivel global en lo que al procomún se refiere. Para lograrlas necesitaríamos crear algo con el nivel de repercusión que tienen Facebook o Twitter o Wikipedia… aunque Wikipedia, en realidad, ya tiene elementos del procomún. Necesitamos distintos ejemplos que no sólo encajen con los conceptos del procomún a nivel de conocimiento, sino también a nivel económico. Necesitamos proyectos de éxito que repercutan sobre estas relaciones.

Volviendo la Cooperativa Integral y su adopción del plan de transición al procomún, ¿qué condujo a que la CIC adoptara el plan y cómo se está modificando?

Estuvimos siguiendo con atención el plan inicial que se produjo para Ecuador y que incorporaba esa faceta del Estado Socio. Dado que en la CIC no nos planteamos este tipo de relaciones con el estado, uno de los mayores cambios ha sido la eliminación de las referencias al Estado Socio. Ahora nos planteamos la creación de instituciones autónomas presentes al nivel local y regional, pero que también puedan relacionarse con otras instituciones locales y regionales a nivel planetario y que sean capaces de apoyarse mutuamente. También pensamos que la dinámica de la CIC podría trascender las asambleas físicas o el consenso presencial para empezar a incorporar herramientas más distribuidas. Eso nos permitiría relacionarnos más fácilmente con personas que no están tan acostumbradas a organizase políticamente pero que, aún así, quieren cambiar su manera de vivir aunque, por motivos distintos, no estén tan politizadas como quienes se involucran en las asambleas. Es uno de los problemas que tenemos en la CIC: hay una gran diferencia entre las personas que van a las asambleas y la gente que sólo utiliza los servicios de la Cooperativa.

mosaico-aurea-social-aitor-fernandez-date-cuenta-revolucion-integral-635x425

¿Por qué elegisteis el plan de transición al procomún?

Creo que los valores que defiende este plan son muy cercanos a los valores de la CIC. También vimos que las ideas principales estaban estrechamente relacionadas con la autogestión y la auto organización que practicamos en la Cooperativa Integral. Creemos que se trata de un proyecto que guarda muchísima relación con el nuestro y que podemos adaptarlo y enriquecerlo con nuestro trabajo. También fue una buena excusa para fomentar la relación con la P2P Foundation y ver cómo podríamos posibilitar este proceso, pero empezando por abajo, desde las bases.

¿Cuáles son los siguientes pasos, tanto para la adopción por parte de la CIC del plan de transición, como para la relación entre la CIC y la P2P Foundation?

Creo que, a corto plazo, los pasos siguientes serían definir esta colaboración: qué vamos hacer cuando estemos trabajando juntos en la situación catalana. Más adelante organizaremos el trabajo en sí: cómo llevar a cabo la investigación, compartir discusiones y llegar a conclusiones sobre el plan de ruta que construiremos en torno al plan de transición al procomún.

Volviendo a FairCoop, ¿cómo está promoviendo los principios de la transición hacia el procomún mediante sus proyectos?

Creo que, informalmente, existe un apoyo en lo que a compartir conocimientos y herramientas se refiere que está muy relacionado con la transición hacia el procomún. Pero ahora mismo no estamos tan concentrados en estas labores de extensión, porque tenemos que centrarnos en la construcción del proyecto y en poder identificar las mejores iniciativas y herramientas para lograr dicha transición. Ahora estamos eligiendo proyectos prioritarios para trabajar con ellos. Estamos especialmente interesados en proyectos transversales, es decir, proyectos libres y abiertos que puedan beneficiarse de esta infraestructura que estamos construyendo y, además, aportar a la misma.

¿Quieres añadir algo más?

Quiero agradeceros el trabajo que habéis hecho con la web de Commons Transition y queremos ayudaros para mantenerla actualizada.

Genial, ¡trato hecho!

Fair Coop: Objetivo planeta Tierra

logoWeb_FairCoop

Una cooperativa abierta como herramienta revolucionaria para construir otra economía a escala mundial

Hoy no he expropiado ningún banco, ni presento nada que alguien pueda considerar ilegal, tampoco, en contra quizás de lo esperado por muchas, presento todavía una estrategia relacionada directamente con mi regreso a la libertad pública, lo cual no quita que, igualmente, pueda tener que ver en cómo definir ese plan.

Lo que presento es un proyecto revolucionario a escala planetaria, fruto de la inmersión y aprendizajes que me han permitido más de 19 meses de intensa actividad en la reclusión de la clandestinidad.

Un proyecto que tan pronto nació en mis noches de soledad creativa, me pareció evidente que tenía que priorizar y convertirlo en una realidad antes de asumir cualquier riesgo como individuo. Hoy me satisface poder cumplir esa determinación y presentarlo para que sea de todas.

Se trata de la Cooperativa abierta de ámbito mundial Fair Coop, un paso más en la extensión de la revolución integral en todo el mundo; y también de los valores de la sociedad p2p, el cooperativismo abierto y la ética hacker, entre otros.

Explico algunas de las reflexiones que la han originado:

La cadena de bloques (blockchain) y el Bitcoin llevaron al mundo, una de las pocas piezas que faltaban para independizarnos del viejo sistema económico. Ha comenzado la competición abierta entre los viejos sistemas centralizados y los nuevos sistemas descentralizados para ser dominantes en el mundo del futuro. Y por primera vez en miles de años, los sistemas descentralizados vuelven a tener posibilidades.

Sin embargo, a los que entendemos el mundo en base a la cooperación, no nos basta con la descentralización; creemos que este nuevo mundo, necesita de la autoorganización y el apoyo mutuo, necesita que la cooperación se infiltre por todos los rincones donde la dominación está quedando atrás.

Los proyectos cooperativos, autogestionados, colectivos, comunitarios, se extienden y se multiplican por todas partes.

Las prácticas que prefiguran como puede ser ese otro mundo en el día a día están bien vivas. Aunque estas prácticas empiezan a estar bastante interconectadas a escalas biorregionales, todavía están demasiado aisladas y existe un desconocimiento mutuo entre las iniciativas que se encuentran a miles de kilómetros unas de otras, en diferentes continentes, sobre la base de lenguas diferentes.

Se crean múltiples procomunes a escalas locales, en paralelo, sin que unos se faciliten la evolución a los demás todo lo que podrían. Necesitamos herramientas más potentes para compartir conocimiento, y tenemos que poder financiar su desarrollo.

No queremos quedarnos de espectadores en la confrontación entre el viejo capitalismo oligárquico y el nuevo capitalismo netárquico. Queremos un sistema cooperativo también a escala planetaria, tal y como lo practicamos a escalas locales, y para hacerlo posible tenemos que construirlo

Por eso, hacía falta trabajar en un proyecto que hiciera entrar en escena la cooperación social en las luchas de hegemonía entre sistemas económicos, demostrando que el camino que pone al ser humano en el centro, es posible, que existe y lo vamos a extender.

Este proyecto ha llegado y es la Fair.Coop, The Earth cooperative for a fair economy

El empuje inicial para dar fuerza a este proyecto es el que hemos bautizado como: “hackear los mercados monetarios para introducir el virus de la cooperación”

Explico qué quiere decir:

Una criptomoneda, negociable de forma no controlada en mercados descentralizados de todo el mundo, puede ser entendida como un capital social en el que el número de participaciones es igual al número total de monedas creadas.

Si la elegimos para poner nuestro capital fundacional como cooperativa, significará que éste, en lugar de estar denominado en la moneda dominante (euro, dolar …),  lo estará en una moneda que el sistema no puede controlar y, además, a medida que nuestro proyecto cooperativo crezca y aporte recursos y servicios de los que se demuestre utilidad, el valor de este capital social y el de toda la criptomoneda, crecerá en correspondencia.

Es un punto importante éste y explicaré de otra manera lo que significa, para que se pueda entender:

Si nos fijamos en el capitalismo de toda la vida, el empresario extrae valor básicamente a través de:

  • Rentas de capital,
  • Explotación laboral

En varias transnacionales del capitalismo netárquico añade una tercera forma de extraer valor que es la colaboración libre entre humanos. Así por ejemplo los anuncios de Facebook o de Google, generan mucho dinero porque nosotros usamos sus servicios “gratis”, siendo nosotros de hecho los que trabajamos gratis para ellos.

¿Qué pasa si somos nosotros los que crearamos las herramientas tecnológicas para cooperar entre iguales, y las usamos para generar conocimiento libre y procomún global?

Pues que podremos hacer lo que nos gusta y sentirnos útiles: cooperar, compartir, aprender… haciendo que el valor económico de nuestra labor se quede en proyectos cooperativos e incluso revierta en nosotros mismos.

Hacía falta pues encontrar una moneda que no fuera controlada por el viejo capitalismo (euros / dólares …), ni explotada por el capitalismo más innovador (Bitcoin), y a la que pudiéramos incorporar nuestros valores y prácticas cooperativas. Por ello Faircoin fue la escogida.

Tras meses de trabajo en red y creación, hoy Fair.coop ha nacido

El espacio está abierto para comenzar a cooperar entre todas, y hemos abastecido a la cooperativa con 10.000.000 de faircoins, lo cual representa el 20% de los faircoins en circulación.

Este capital social lo aporto a Fair.coop con la siguiente distribución.

Y las siguientes condiciones:

Excepto el fondo mancomunado, que puede servir para cubrir gastos operativos a criterio del consejo ecosistémico y de toda la fair.coop, las aportaciones a los otros tres fondos no se pueden tocar en un año.

En cuanto al fondo del Sur Global, llamamos a una redistribución que pueda llegar a tantos proyectos locales como sea posible y útil, priorizando el empoderamiento en zonas y entornos más atacados por el sistema actual, generando una cooperación entre pares, para rehacer justicia económica a escala global.

En cuanto a los fondos del procumún y el fondo de infraestructura tecnológica, la llamada es a priorizar cualitativamente aquellos proyectos que más puedan beneficiar el bien común global.

Este periodo podrá servir así para construir un proceso participativo, creativo y de apoyo mutuo que lleve a decidir en relación a las prioridades adecuadas definidas colectivamente y de forma eficiente. Asimismo, a medida que se multiplique la colaboración entre iguales, en el marco de toda la Fair.Coop y en especial de la FairNetwork, es esperable que el valor del capital social de la Raircoop responda revalorizándose en relación a las monedas fiduciarias, sin olvidar como símbolo de nuestra independencia, que 1 faircoin siempre será igual a 1 faircoin.

De esta forma y solo para empezar, el 20% de los recursos monetarios en circulación quedan en manos de un proceso político participativo y abierto. Al mismo tiempo Fair Coop trabajará para seguir recuperando para el bien común recursos que puedan ser redistribuidos a través de los mismos fondos.

Así, esta vez, nuestra vocación colaborativa y de compartir libremente, si beneficia a alguien económicamente será, antes que a nadie, a quienes la estamos produciendo, es decir, a todos y todas las cooperativistas y, a través de los proyectos financiados, a toda la humanidad.

Dicho de otro modo, por fin hemos encontrado una forma de organizarnos cooperativamente, compartir, aprender, ayudarnos, que se puede autogestionar sin necesidad, al menos en la siempre más delicada fase inicial, de depender de terceros, ni tener que priorizar vender las producciones en el mercado, ni siquiera mantenernos con cuotas periódicas de los socios. Todo lo que necesitamos en esta primera fase es crear conocimiento libre, compartir y enredarnos cómo sabemos, ampliar el procomún inmaterial y construir procomún material; generar redes de moneda social en base al faircoin, como el propio proyecto ya planteado del faircredit. (link)

Podemos crear valor innovando juntos en muchos ámbitos del procomún.

Podemos aportar cada uno nuestro grano de arena con conocimientos, participación política, tiempo, donaciones, productos, servicios, inversiones, haciendo red. Cada uno en base a sus posibilidades y prioridades.

Y, el mercado lo valorará comprando nuestra criptomoneda y haciendo aumentar el valor de nuestro capital social asociado, en relación a otras divisas. Por fin así, podemos “okupar” unos mercados, los de divisas, que tantas desigualdades han creado, para recuperarnos de una parte, pequeña o grande ya lo dirá el tiempo, de estas injusticias.

Imagino que a algunos anticapitalistas les parecerá quizás contradictorio, expresar el papel de los mercados monetarios en este proyecto.

Quien esté saliéndose del uso del dinero, y haya hecho mucho trabajo a nivel de economía comunitaria e intercambio directo, ciertamente puede ir más allá de las iniciativas monetarias de fair.coop, lo que no impide que pueda participar como uno más, a nivel de creación colectiva y participación política.

Pero la mayoría de quienes estamos usando monedas habitualmente, ya sean las del sistema o las monedas sociales, sea por compra-ventas o para ahorrar, somos dependientes de un entorno de referencia de precios y de reserva de valores, impuesto por bancos centrales y , de alguna manera, por tanto, colaboradores pasivos del sistema que queremos superar.

Por otra parte, me gustaría recordar que el mercado de divisas es una realidad histórica irrefutable desde hace más de 100 años y que la tendencia ha sido de más a menos control. En los últimos años, sólo desde Estados autoritarios (como el caso de China (donde el valor se fijado por decisión del gobierno), se ha generado un segundo camino en relación a cómo relacionarse con ellos a nivel político, mientras que, por lo que sé, desde ámbitos afines a las ideas que podemos compartir en el marco de la revolución integral, por ejemplo, a pesar de haber experimentado por múltiples vías con las monedas sociales como herramientas de intercambio, no se ha generado ningún planteamiento anterior en cuanto a cómo confrontar el mercado de divisas para construir autonomía económica a escala mundial.

En los últimos años, desde el mundo de las criptomonedas se han generado nuevos mercados de criptodivisas, incontrolables por los gobiernos y, por lo tanto, ahora ya no es necesario tener un país y un banco central para disponer de una moneda que se pueda intercambiar en todo el mundo. El sistema bancario se ha quedado obsoleto y cada vez somos más los que nos hemos dado cuenta, así que ahora el camino que estamos empezando es para construir y a partir de ello llegar a consolidar, algun día, una alternativa global.

Lo que faltaba para empezar a caminar era una iniciativa monetaria presente en estos mercados que, en lugar de basarse en unos humanos compitiendo con otros para quedarse con más valor, se basara fundamentalmente en humanos cooperando, de igual a igual, para generar valor para todas. Con la entrada en escena de Fair.Coop, faircoin se ha convertido en la criptomoneda que faltaba, enfocada en la cooperación social.

Por lo tanto, veremos con el paso del tiempo si este camino que iniciamos será el mejor o no, pero al menos con este proyecto tenemos ahora una vía a explorar en cuanto a cómo abordar este ámbito mundial para crear otro sistema económico más justo y con el nivel de cooperación social que el planeta necesita y la tecnología nos permite.

¡Fair Coop ha nacido!
Todo está por hacer y todo es posible.
¡Seamos el cambio que queremos ver en el mundo!

Nueva página recordando al colectivo crisis en el apartado de trayectoria

Buenas!

Anunciar que he publicado una nueva página, vinculada al apartado de trayectoria y que redescubre la intensa historia del colectivo que dinamizó

diversas líneas de acción importantes entre septiembre del 2008 y marzo del 2009, entre ellas la investigación y creación del concepto de Cooperativa Integral.

Podeis encontrar este texto en el siguiente enlace: https://enricduran.cat/es/volviendo-a-la-historia-del-colectivo-crisis/

Entrevista en radiovillafrancia.cl

Han publicado la entrevista que me hicieron hace unos días en Radiovillafrancia.cl una radio independiente chilena, muy arraigada en las luchas populares.

http://www.radiovillafrancia.cl/entrevista-a-enric-duran

Conocido como el “Robin Hood” o “Robin Banks” que expropió a casi la totalidad de la banca española

Enric Durán se encuentra actualmente en la clandestinidad preparando su juicio. Esto desde que en el 2008 hiciera publica una “estafa” a casi la totalidad de la banca española, expropiación precisa él.
Enric logró burlar con datos falsos al sistema financiero español consiguiendo créditos de 39 entidades financieras distintas con un valor total de 492.000€, luego declaró que no pensaba pagar al mismo tiempo que lanzaba 200 mil ejemplares gratis de una revista: “Crisis”, la que financió en parte con ese dinero, corría el 17 de septiembre de 2008.
A casi 6 años del hecho Enric, conocido en el mundo como “Robin Bank” o el “Robin Hood de la Banca” sigue creando nuevos proyectos y mantiene una ardua lucha con los bancos que le han demandado, además de mantener su activismo apoyando otras causas y un nuevo proyecto: La Revolución integral.
Tras lograr tener un canal seguro para esta entrevista Enric nos cuenta su historia, actual situación y perspectiva de la lucha anti sistema:


Bueno Enric cuéntanos como fue aquello de estafar a los Bancos el 2008.

Bueno, la verdad es que fue recuperar, en parte lo que ellos nos han robado, más que una estafa o robo prefiero llamarlo “expropiación”.


Respecto a eso último, ¿ha cambiado la perspectiva de la gente en España desde el 2008 hasta hoy, a propósito de los desahucios y embargo a casas de la cual miles de personas han sido victimas?

Bueno en el 2008 la imagen de los bancos y su funcionamiento no era tan conocido tanto como hoy, el repudio no era tan generalizado quizás por el desconocimiento que aún había de su funcionamiento cosa que ha cambiado mucho hoy con lo de la crisis.

En Chile un artista quemó los pagarés de deudas de miles de estudiantes de una Universidad ¿conoces el caso?

Sí, la acción de Francisco Papas Fritas, lo conozco.


¿Ves similitudes entre una y otra acción?

Si, claro que la hay. Ahora son formas distintas de atacar a los bancos, al sistema financiero. En el caso de ustedes en Chile el ataque fue a la deuda universitaria pero al final es el proyecto económico de la Universidad del Mar o de los bancos privados que viene a ser lo mismo. Es una mercantilización de la educación, de la vida en general… y bueno, atacar y encontrar algunos agujeros es bueno.

Bueno, para graficar: En Chile toda la educación está basada en una lógica de mercado. La Universidades son entidades que tienen directa relación con la banca situación que ha sido promovida y mantenida por el Estado.

Bueno, es un ejemplo claro de lo que es la convivencia entre lo privado y lo público y la mercantilización de nuestras vidas desde arriba, sin que nos demos mucho cuenta… pues más motivo para realizar acciones como las que se han realizado.


Siguiendo en las comparaciones ¿ves tú similitudes entre Chile y España?

Bueno, digamos que las elites que están en el poder son muy parecidas como en muchos países del mundo. Aprenden unos de otro y también trabajan en red de una u otra forma de modo tal de eternizar su poder. Y bueno, también son menos creativos en algunos aspectos, pero saben de alguna forma eternizar su poder. Si que tenemos que encontrar nosotros buenas maneras de transformar y de empoderarnos desde abajo

A propósito de eso, te quería preguntar por otros procesos acá en América Latina, procesos que en cierto modo se han llamado bolivarianos, los cuales han planteado formas de capitalismo alternativo, no necesariamente anticapitalista. Si con un discurso antiimperialista, porque siguen, pero que siguen manteniendo una política de crecimiento ecónomico, extraccionista, monoproductora. Es el caso de Ecuador, es el Caso de Venezuela, y el caso de Chile también es parecido.

Si no se cambia desde abajo, desde lo local, desde nuestros modos de vida y desde nuestra cotidaneidad, no se pasa del capitalismo y seguimos cambiando a la elite. Cambiamos unos líderes por otros. Por eso el trabajo que hacemos nosotros es en la base, en la raíz cultural. Partir de cooperar, del apoyo mutuo, y relacionarnos desde otra forma. Yo lo que conozco por ejemplo de venezuela, las revoluciones se han hecho desde arriba, hace que cueste mucho que la cotidaneidad de la gente salga de lo mercantil, y de lo que han aprendido de décadas de capitalismo. Por lo tanto el trabajo que hay que hacer es mucho más de hormiguita, de facilitar el empoderamiento de la gente y sus iniciativas.

Llevándote a otro tópico. Tu también eres un activista a través de las redes sociales, un ciberactivista: ¿Qué potencialidades le ves a las redes sociales, a la internet, y que defectos le ves también?

Bueno, las redes sociales son una herramienta muy potente, por su capacidad de superactualidad, porque depende de los ciudadanos, depende de la gente y no de grandes poderes económicos. Es decir, existían hace mucho tiempo medios alternativos, pero esa actualidad hace bien poco necesitaba grandes inversiones económicas para poderse llevar a cabo, por lo que estaba limitado a quien pudiera hacerlas. En cambio con las redes sociales, con una gran participación se consigue estar al día, movilizar y difundir con los recursos particulares de cada uno de poder acceder a internet.

En ese sentido es una herramienta muy potente, que no se hasta que punto es utilizada en Chile. Por lo menos en Barcelona [el uso de internet] es muy masivo.

ilustración: Fiestoforo (http://fiestoforo.tumblr.com/)

ilustración: Fiestoforo (http://fiestoforo.tumblr.com/)

Hace algún tiempo se detuvo a un estudiante chileno porque la inteligencia de la policía, al revisar los perfiles de Facebook de jóvenes que participan a organizaciones, y encontraron que su foto era parecida a la encontrada en un vídeo ¿No es posible pensar que desde este punto las redes sociales también tienen sus desventajas?

Si, esas son las nuevas técnicas de control social y policial. De hecho, en España están deteniendo gente no solo a través de Twitter o Facebook, sino por lo que dicen en Twitter y Facebook, lo que aun es más grave, en el sentido de la coerción de la libertad de expresión. Es decir, se ve que insultar a un político en Twitter puede llegar a ser un delito. En cambio, cuando son gente del poder, de extrema derecha que por ejemplo hace lo mismo, entonces no se busca. Se está buscando solamente a la gente de abajo, de la izquierda radical, por lo que expresan en las redes sociales.

También están los informes que ha revelado Anonymous de perfiles hechos por la inteligencia catalana a activistas sociales, hechos a través de Twitter. Eran informes de la influencia de ciertos activistas en las redes sociales.

Lo que hay que hacer como activistas sociales es aprender medidas de seguridad informática y de la comunicación, en la seguridad de cómo nos relacionamos entre nosotros. Eso es algo mínimo en nuestros colectivos, y que estamos trabajando.

Leyendo, uno puede encontrar mucho material de tu acción, pero también mucho de lo que a lo largo desde el 2008 hasta el día de hoy. Mi consulta va a esta parte del juicio que te toca ir, y que los medios terminan descolocados, porque terminaste ocupando la plataforma mediática para instalar un discurso antisistema claro y preciso.

Si, fue algo que preparamos pero no con mucho tiempo, porque nos enteramos del juicio solo con tres semanas de antelación, pero fue el tiempo suficiente para preparar mi camino a la clandestinidad, aunque ya lo veníamos trabajando de antes, y también para generar un discurso ante el hecho concreto del evento judicial, y la llamada a la desobediencia en ese ámbito.

En el momento del juicio, al igual que la acción de los bancos, el proceso judicial se convierte en algo para plantear una alternativa epistémica, por eso estamos trabajando con la justicia restaurativa, que es otra corriente totalmente distinta de como de como confrontar los conflictos que llevan a denuncias.

Es tal vez por esto que la estrategia y el apoyo que he tenido en este juicio es principalmente de gente que no es abogada, y la he coordinado yo mismo. Cuesta mucho, incluso con abogados de derechos sociales, salir de la estrategia de la defensa clásica. Del mismo modo, yo no acepté ninguna entrada ni ninguna negociación que legitimara el sistema. Aquí, aunque hay muchos movimientos que se han visto involucrados en procesos judiciales, ninguno ha llegado a cuestionar el sistema judicial en sí. Nosotros estamos planteando un cuestionamiento al sistema judicial, que aún debemos elaborar mucho trabajo para que sea apoyado por los movimientos sociales


Por último Enric, tu situación hoy en día, tanto legal, humana: ¿en qué pie te encuentras hoy?

Pues llevo prácticamente 15-16 meses en la clandestinidad, y preparando una batería de estrategias para hacer posible mi vuelta. Mi intención es poder volver en otoño aquí, es decir septiembre a diciembre. Aun me quedan dos o tres puntos para ir concretando esa estrategia y la manera en que lo voy a hacer. La parte pública de la estrategia es la mediación, la promoción de la justicia restaurativa, alternativa de dialogo. Devolver al campo político la discusión y el diálogo, dado que empezó como una acción política. Todo eso es público y se está trabajando ya, pero tampoco quiero depender de que eso sea exitoso, porque los ámbitos del banco y la fiscalía suelen muy cerrados, y pueden no querer entrar en ese dialogo, por lo que hay que complementar con otras estrategias que estamos planteando.

Por el otro lado hay muchos banqueros que están en procesos judiciales, y que la justicia esta siendo bastante benevolente con ellos, y no acaban yendo a la cárcel. Por lo que en el punto de vista social del público van generando precedentes, y cada vez puede haber una situación en que tenga un coste mayor el ejemplo de llevarme a la cárcel que el ejemplo de no llevarme. Es un terreno bastante complejo. Especialmente porque hay banqueros que se han llevado más dinero que yo y no han acabado en la cárcel. Del mismo modo, a la fiscalía a ellos por 30 millones de euro le piden 3 años de cárcel y a mi me piden 8 por un monto mucho menor.

Eso puede tener que ver con que ellos quieren establecer un “castigo ejemplar” por tratarse lo tuyo de una acción política

Bueno, el trato distinto que tiene la gente del pueblo, los activistas, del trato que tienen los que son parte de su casta, los que son parte de esa elite, y que han sido ovejas negras, pero siguen siendo parte de esa elite.

Acá ocurre lo mismo con los rectores y directivos de la Universidad del Mar, en donde a un ex rector ya se le encontró cuentas en paraísos fiscales, y no ha ido a la cárcel.

Si, eso es algo general. Es más probable que pueda ir a la cárcel quien roba un trozo de pan para poder comer que quien estafa por millones de euros. Eso hay que ponerlo sobre la mesa, y son argumentos que están y que sirven para apoyar mi defensa también, como a la de cualquiera que se enfrenta a situaciones de este tipo.


Te queremos agradecer esta entrevista y por supuesto tu acción también, esta recuperación o expropiación como tu le llamas. ¿Algunas palabra sal cierre?

Si, que esto se trata de perder el miedo, como también decía Francisco [Papas Fritas], de ver que se puede, y que cada uno desde su creatividad, individualmente o en grupo se puede se puede organizar para esos ataques y esas victorias que juntas puedan llegar un día a ser imparables.

Nota: Aprovechamos de dejar para su descarga, por si quiere informarse más sobre el tema, el libro de Enric Duran “Insumisión a la Banca” para descargar (haga click aquí para descargar).

  • See more at: http://www.radiovillafrancia.cl/entrevista-a-enric-duran#sthash.4Kbpundq.dpuf