El derecho a la defensa motiva legalmente el aplazamiento del juicio

judici

 

 

 

 

 

 

 

 

Ante la indefensión que conlleva no haber sido informado hasta hace tres semanas, Enric Duran pide la suspensión de su juicio.

Duran ha sido informado de las fechas del juicio sólo tres semanas antes de que se haya de celebrar y hasta que no las recogió personalmente los juzgados no había recibido el acta de respuesta a las pruebas presentadas, que habían sido publicadas con más de tres meses de antelación. Este hecho ha provocado que la situación desemboque en un clima de indefensión y de legalidad más que dudosa, por lo que Enric Duran ha pedido la revocación de su abogado.

Ninguna persona puede preparar su juicio sin tener la información de las diligencias previas y el abogado de Enric Duran informarle de que tendría la convocatoria con tres meses de avanzada. Esto no ha ocurrido. Esta indefensión ha llevado Duran a revocar la confianza al abogado y pedir la suspensión del juicio. Esta mañana se han trasladado ambas peticiones a la Audiencia Provincial de Barcelona.

Ahora Enric Duran tiene cuatro días para encontrar otro abogado, ya que el juicio está previsto que se inicie el próximo martes 12 de febrero.

El juicio contra la banca llega en un momento especialmente convulso en el que tanto la clase política como la bancaria han dejado patente que el sistema no funciona.

Mientras la legitimidad de diversas instituciones del estado y de la banca es cada vez más cercana a 0, mientras cientos de cargos políticos y bancarios van saliendo airosos de sus imputaciones penales, la fiscalía y 14 entidades bancarias continúan adelante con una petición de 8 años de prisión para Enric Duran.

El derecho a la defensa motiva legalmente el aplazamiento del juicio y el derecho a la información de la ciudadanía es una motivación política de fondo.