Actuar: la expropiación bancaria

Enric investigó profundamente después de que le volviera a la cabeza una idea que le había explicar un misterioso hombre en 2002. Este hombre explicaba que los bancos no pueden saber si una nómina domiciliada en su entidad, y que demostrara con una hoja salarial, es falsa, siempre que los datos de la empresa que otorga la nómina y tus datos personales sean ciertos. Se había dado cuenta, además, que esto se podría utilizar para financiar movimientos sociales.

Con esta información-y después de investigar y de observar casos de expropiación, como el de Lucio Urtubia-, reflexiona sobre el agujero de 25 años sin ninguna acción de expropiación vinculada a luchas sociales y revolucionarias. En ese momento se plantea que una acción de expropiación podía ser importante como inspiración para recuperar acciones revolucionarias como parte del imaginario popular y también para generar la necesidad de actuar.

Asumir definitivamente la decisión de actuar implicaba pedir préstamos a diferentes entidades financieras, hasta que llegara el día en que decidiría que ya se habría llegado suficientemente lejos y que entonces deberían sacar todo el dinero de las cuentas y dejar de pagar los préstamos . Para poder hacer un buen acto de sensibilización de esta acción, debería hacerlo público y, de este modo, reconocer que lo había hecho expresamente y por lo tanto corriendo el riesgo de ser denunciado por lo menos por delito de estafa, con una pena probablemente de más de 2 años y con posibilidad de ir a la cárcel.

Esta idea no lo detuvo y puso manos a la obra.

Si desea leer todo el proceso de la acción de expropiación explicada por el mismo Enric, con detalles y recopilación de anécdotas, puede leerlo en el tercer capítulo del libro Abolim la banca.

This post is also available in: Catalán

Speak Your Mind

*